Asociación Interprofesional de las Palmípedas Grasas
 
 
El origen del término hígado:

El término “hígado” no deriva etimológicamente de su equivalente latino –jecur– o griego –hepatos–, sino que se remonta a una antigua costumbre gastronómica. El foie gras, que hoy asociamos con un plato francés elaborado con hígado de oca alimentada con maíz, ya era un bocado apreciado por los griegos de la Antigüedad. Éstos, sin embargo, criaban a sus animales con higos. El plato, denominado “hígado cebado con higos”, recibió en Roma el nombre de ficatum jecur (de ficus, higo). Con el tiempo, esta expresión se abrevió y ficatum suplantó a jecur para designar esta víscera. En Castilla, este término mutó a fégado durante la Edad Media y más tarde lo hizo en hígado.

Consumo de Foie gras y longevidad:

"Gers, Haute-Garonne y las regiones limítrofes, donde son grandes consumidores de pato: foie gras, confit, etc… presentan un índice de mortandad coronaria (enfermedades cardiovasculares) entre los menores de Francia y una de los mayores de esperanzas de vida en el mundo".
(Serge Renaud, (INSERM Toulouse), 1994 " Le Régime santé " de Serge Renaud. (Ediciones Odile Jacob).
INTERPALM ®