Asociación Interprofesional de las Palmípedas Grasas
 
 
El pato Mulard es un híbrido de un macho Barbarie y de una hembra Pekín, su hígado es muy preciado y de gran calidad.

Los patitos llegan a las granjas a las 24 horas de su nacimiento. Se instalan en naves climatizadas para simular el calor que recibirían en el caso de criarse junto a su madre, dónde permanecen hasta que le salen las plumas. La temperatura de las naves es de 25ºC con zonas más cálidas de 37 ºC. Los patos disfrutan de un espacio mucho más amplio que cualquier otra ave de granja, de 6 a 7 patos/m2.

Trás aproximadamente 3 semanas, pasan a vivir al aire libre dónde se alimentan únicamente de cereales, pasto, lombrices que pueden encontrar en las praderas y beben agua. Cuentan con zonas de esparcimiento para mantenerse en todo momento activos, y tener un desarrollo múscular óptimo, imprescindible para una buena calidad de carne. Por ello, disponen de un mínimo de 3 metros cuadrados por pato de parque exterior.

Tras aproximadamente 10 semanas, pasan a las naves de cebado dónde la temperatura es más baja para simular la llegada del otoño, de esta forma se embucha el pato que come unos 800 gramos diarios de maíz y tras dos semanas, se lo lleva al matadero para su posterior despiece.




INTERPALM ®